jueves, 1 de diciembre de 2011

PAPELTAPIZ: Marianne Giampaolo Rivas



Marcela. De la Serie: Mis Hijas. © Marianne Giampaolo Rivas






Anabella. De la serie: Mis Hijas. © Marianne Giampaolo Rivas 



Mis Hijas
Marcela y Anabella. Dos personalidades totalmente diferentes que congenian gustosamente. Tras mi lente aprendo a diferenciarlas, igualarlas, muero de risa de sus ocurrencias, me sorprendo de su ingenio, me enternezco de su ingenuidad, me complazco de su crecimiento, y sobre todo, añoro la simplicidad de su mundo, en el cual unas páginas en blanco son la ventana a un universo de imaginación. Haciendo estos retratos voy reviviendo la niña que fui y al mismo tiempo disfruto de la mamá que soy.


miércoles, 30 de noviembre de 2011

PAPELTAPIZ: Daniel Hernández



Ana D y Ana V. De la Serie: Mi mamá y yo. © Daniel Hernández



Mi Mamá y yo
Todo empieza en el cariño que Daniel siente por su Mamá. Se le ocurre rendir tributo a las madres retratándolas con sus hijas; el género lo mantiene en la mujer únicamente, no por exclusión sino como regalo a ellas, que tanto lo merecen.
El fotógrafo realiza un recorrido entre familias, edades, generaciones, creencias; inspirado en gran parte por el trabajo de Sally Mann y los retratos de familia de Ricardo Peña.
Las fotos las realiza en blanco y negro por ser ésta su tendencia y, decide darle importancia a esos lugares en los que desde hace años ellas estan y seguirán estando.
Daniel Hernández







PAPELTAPIZ: José Carlos Fernández



Sin título. De la Serie: Toni y Oli. © José Carlos Fernández



Toni y Oli

 Hace casi once años mis papas decidieron regresar y pasar buena parte de sus días en la tierra donde nacieron, España. Desde ese momento, se origina una dinámica de encuentros y reuniones familiares que suceden en diferentes lugares, tiempos y espacios.
Este cambio me conduce a ampliar y fortalecer aun más mis sentimientos hacia ellos, a observar y detallar con admiración como son consecuentes con sus principios y valores; El amor, la auntenticidad, la familia, la perseverancia, el respeto, la sana diversión, la sencillez, el trabajo…. Siendo estos los componentes de una brújula que indica el camino a recorrer.
Todo esto me motivó a desarrollar esta historia que lleva cinco años, conjugando el retrato y documentalismo fotográfico, con imágenes que le dan presente a una herencia.

José Carlos Fernández Gómez

Fotografías realizadas en película
Impresión Digital

lunes, 28 de noviembre de 2011

PAPELTAPIZ: Alexander López Carvajal




Ymarú. De la serie: Re-tratos. ©Alexander López Carvajal



RE-TRATO



El retrato supone un reacomodo dentro de un cuadro de lo que, muchas
veces, para su hacedor puede parecerse al reflejo mental que guarda de
quien retrata y que viene condicionado por la relación existente entre
las dos partes que lo conforman.



Con esta serie busco reflejar a personas, individuos desde un aspecto,
tal vez íntimo, en dónde el único trato con cada uno de ellos viene
dado por la manera en cómo asumen su desnudez, en cómo dejan que ese
espacio y momento íntimos se cuelen desde un sensor digital hasta
llegar al ojo del espectador.



Alexander López

PAPELTAPIZ: Marcel Isaac




Sin título. De la serie: Casa Hogar Doña Josefina. © Marcel Isaac


Casa Hogar Doña Josefina



Fue así como llegamos a la Casa Hogar Doña Josefina y descubrimos una serie de personas cuyas vidas discurren en un tiempo paralelo.

El mobiliario y la atmósfera de la Casa Hogar nos hace retroceder décadas enteras, llevándonos a un período en el que todo parecía ser más calmado, más lento, más sencillo. Casi flotando en ese ambiente se encuentran sus habitantes. Juguetones como infantes en el preescolar algunos, otros distantes y encerrados en sus propios pensamientos, las personas de Doña Josefina caminan cada vez más cerca de los pisos terracota, conversan entre ellos rodeados de muebles de pantry, y olvidan todo lo que son frente a incomprensibles programas televisivos que apenas alcanzan a ver en desvencijados aparatos blanco y negro. Rodeados de cosas que no les pertenecen, viven sus últimos años como si el tiempo también fuera algo que les han dado en concesión.

Esta serie de fotografías refleja un doble carácter evocativo: el de un espacio físico a todas luces anacrónico y el de unas miradas que buscan, casi con desespero, a ese otro que los lleve a la tan añorada época de sus vidas pasadas. La relación entre el lugar y sus ocupantes desvela la conspiración del tiempo y el espacio: la Casa Hogar Doña Josefina es para ellos un vago remedo de momentos de sus vidas pasadas, momentos que quedaron atrás.

PAPELTAPIZ: Óscar Lucien



Diego Rísquez. De la Serie: Cineastas Venezolanos. © Óscar Lucien.



¡Que salga bonito!

"Estoy convencido de que cualquier intento fotográfico para mostrar a la persona plena es una tontería. Sólo podemos mostrar, lo mejor que podamos, lo que la persona revela exteriormente. La persona interior rara vez se revela". (Arnold Newman)

En Septiembre de 2009, mientras transcurría la Asamblea General de Naciones Unidas, el fotógrafo londinense Platon instaló un pequeño estudio en el lobby del emblemático edificio de Nueva York para ejecutar su proyecto Portraits of Power, un portafolio sobre un centenar de líderes mundiales allí congregados. Entre las múltiples anécdotas que comenta Platon del trajín que significó colocar frente a su cámara a personajes tan singulares y controversiales como Ahmadinejad, Chávez, Gadaffi, Putin o al sin par Berlusconi, vale la pena destacar la petición del Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu: “make me look good”, que libérrimamente traducido al criollo podría ser: ¡Que salga bonito!
La solicitud de Netanyahu podría dar elementos para discutir sobre el retrato en términos de un acuerdo, de un trato, de un intercambio consensual entre fotógrafo y personaje retratado. Subrayo, no obstante, algo tan esencial como que una fotografía o, en más estricto sentido, una buena fotografía, no es (tan sólo) un  registro técnicamente impecable de la “realidad”, sino una construcción intelectual de esa realidad. La pregunta que se hace todo aquel que toma una cámara fotográfica en sus manos es cómo hacer una buena fotografía o, una vez que ha fotografiado un personaje, un paisaje, o un evento callejero, si su registro tiene calidad.
Si bien los aspectos técnicos tienen un papel significativo, lo esencial sigue siendo la mirada, la forma personal como vemos o construimos la realidad fotografiada. La petición de Netanyahu es también reveladora en ese sentido. Él sabe, o intuye, que su retrato no será una copia mecánica de su figura sino que lo que veremos en la foto será el resultado de la visión particular de ese fotógrafo, y por eso trata de establecer un acuerdo: “make me look good”.
En mi modesta escala, he avanzado el proyecto “Cineastas venezolanos”, consciente de esa relación de intercambio, la cual adquiere resonancias particulares en la medida que los retratados son profesionales en el ámbito de la construcción de imágenes, atento igualmente a la tensión que eso genera en la medida que deben ceder el control que usualmente dominan en un plató y, particularmente inspirado en la obra de Arnold Newman.
Óscar Lucien



PAPELTAPIZ: María Susana Himiob



Sin título. De la Serie: Stultitia Navis. Retratos en el Sanatorio San Marcos.©Maria Susana Himiob




El Grito

Ahora que me encuentro en medio del silencio, pido a Dios, el cual es el único que me escucha sin señalamientos, sin críticas, sin desprecio, mis gritos sordos, llenos de angustia y desolación.
Eso mismo desearía yo de “ti”, que me entendieras, que supieras ver dentro de mí. Me pregunto, qué pasaría entonces si te vieras en mi lugar? 
Auxilio, pido auxilio y clemencia ante mi ser cubierto de miserias.
Un chance, tan solo un chance, soy parte de ti, de esta sociedad que nos mantiene como escombros humanos, a los cuales no da oportunidad de nada.
Mi grito sordo desbordo a “ti” sociedad, para humanizarte y decirte que hoy soy yo y mañana puede tocarte a “ti”.
Nosotros los enfermos mentales no somos diferentes, tan solo somos especiales.

M.O.

PAPELTAPIZ: Luisa Himiob



Héctor Villalobos, Pintor de caballete. De la serie: Momentos Prestados. ©Luisa Himiob





Creadores de cultura…
 
Si la cultura, en su más amplia expresión, abarca la totalidad del quehacer humano y es la dinámica mediante la cual podemos medir nuestra evolución individual y colectiva, todos somos co-creadores, en mayor o menor medida, de esta herencia universal.
Este proyecto comienza con retratos de artistas de diferentes disciplinas, nacionalidades, edades y sexo. Algunos emergentes, otros consagrados. Más que fotografiarlos en la ejecución de su oficio, quise captar, en lo posible, aquellos momentos de reflexión e intimidad que tanto nutren nuestros espacios de silencio. Sin artilugios ni escenografías pre-concebidas las tomas fueron hechas en lugares que les son propios. No hay color ni exceso de contexto que nos distraiga; no hay lugar para las poses dirigidas. Sólo sus miradas como hilo conductor; manos que a veces nos dicen tanto o más; gestos que esconden o invitan a participar de su mundo interior.  
Es un proyecto “abierto en el tiempo”  que continuaré enriqueciendo a medida que mi camino se cruce con otros protagonistas de las artes y de la cultura en general -aquí y en otras latitudes- donde encuentre creadores de cultura  dispuestos a dejar caer su cara pública para mostrar, sin reparos, sus pasiones y emociones: orgullo, vulnerabilidad, ambición, sensibilidad, desafío, misterio… 
Aspiro a crear un espacio sin juicios; sólo un espacio para mirar y recibir. 

domingo, 27 de noviembre de 2011

PAPELTAPIZ: Diana Nóbrega



Stephanie Pierre y Daniele Sarahi Duverseau. De la serie: El Haití Cristiano al oeste de Caracas. ©Diana Nóbrega






Un grupo de Haitianos Cristianos que emigró a Venezuela en busca de trabajo, exploró la posiblidad de afiliarse con la Iglesia Welesyana Norteamericana para establecer una sede en Caracas. Gracias al apoyo del Reverendo Daniel Pierre Ferdinand, de la Iglesia Welesyana de Brooklyn – Nueva York, se logró organizar oficialmente y fundar en el año 2002 una sede en Los Magallanes de Catia y otra en La Reforma de Puerto Ayacucho.
Con la ayuda de Louis Génor, un compañero de trabajo, puedo visitar cada Domingo la Iglesia Welesyana Central, ubicada en Los Magallanes de Catia, permitiéndome conocer  y retratar algunos miembros de esta comunidad. Estos retratos muestran como se engalanan para ir a orar a la Iglesia y encontrarse con Dios. 

PAPELTAPIZ: Karen Kaufman



Mi abuela Clara. ©Karen Kaufman


CLARA

Mi abuela Clara es la “cabeza de familia”. Como madre, abuela y bisabuela, siempre nos ha mantenido unidos y, entre otras muchas cosas y como es tradición, en cada celebración nos atiende y alimenta. Este retrato se lo hice el día de año nuevo por fecha hebrea, Rosh Hashaná o "cabeza del año", una fiesta en la que se hace una cena grande, se dicen rezos especiales y es costumbre comer alimentos que simbolizan dulzura, bendiciones y abundancia, como el pan casero (la Jalá) remojado en miel. Lo más importante para mí de este día es que se reúne toda la familia para comer juntos.
Decidí retratar a mi abuela para así recordar siempre, su honestidad, su sinceridad y su cariño, además porque ha sido mi modelo a seguir por su independencia y el respeto que tiene hacia otras personas. Retratarla ha sido una experiencia que he disfrutado muchísimo, el tiempo que he pasado con ella, -antes, durante y después del retrato-, me ha permitido conocerla mejor y compartir momentos y actividades de su día a día que estoy segura nunca hubiera podido hacerlo si no la estuviese retratando.

PAPELTAPIZ: Jenny Abreu Riera



El Rincón de los Hrgetic Sekulic. De la serie: El Compromiso. ©Jenny Abreu Riera





EL COMPROMISO


Para la realización de esta serie de retratos documenté, durante meses, la vida de parejas que han permanecido juntas por muchas décadas. En ese tiempo, me planteé descubrir seres humanos en su forma más genuina, dentro de sus entornos comunes o íntimos, y así desvelar lo que yacía en cada uno de ellos -como individuos y en conjunto- con la intención de capturar a través de mi cámara expresiones y gestos que reflejaran algo de esas relaciones que se han ido construyendo a través de los años. 
Antes de decidir dónde y cómo retratar a cada una de las parejas, escuché sus testimonios de vidas compartidas. Todas se revelaron como personas llenas de sabiduría, en quienes percibí una complicidad especial con su pareja y plena disposición para continuar cada día con el compromiso que habían asumido hace ya tanto tiempo. 
¿Es la verdadera amistad que llega después del amor o es el amor que convive inseparable con la amistad, en la aceptación de lo que se es cuando se sabe que se ha hecho lo mejor que se ha podido? 
Peter y Durda constituyen una unidad que se ha mantenido, no sólo por el afecto que los llevó a comprometerse, sino también por la voluntad y el hábito que les ha permitido continuar casados por 53 años, a pesar de los días en los cuales pudieron no gustarse mutuamente ni a sí mismos.
Mi proyecto de retrato continuará en torno a la búsqueda de la respuesta a la que para mí fue la pregunta inicial ¿Vivir en pareja asumiendo un compromiso de por vida constituye una opción de vida? 
Para Peter y Durda pareciera que sí.

jueves, 24 de noviembre de 2011

PAPELTAPIZ: Leonardo Azarak



Roselia Level. © Leonardo Azarak



TEXTO EXPO RETRATO


Don Juan, el Nagual tolteca que guió a Carlos Castaneda a través de su camino de conocimiento, le dijo una vez que todos teníamos un ser doble, pero que había que alimentarlo. Los brujos, u Hombres de Conocimiento como les decían en el México antiguo, lograban fundirse con el Intento. El Intento fue el nombre que le dieron a la inteligencia suprema del Universo. Don Juan decía que sus antepasados experimentaban la conciencia de Poder Personal de ser uno con la avasallante fuerza del cosmos, inteligente y vivo, que todo lo conforma y lo crea. Así alimentaban a su ser doble y podían hacer lo inimaginable.

Con siglos de práctica, y montones de técnicas, descubrieron potenciales dormidos en la naturaleza humana, mágica y sin límites, como la capacidad de “ver” las enfermedades y sus raíces, y así sanar a las personas; exploraron y aprendieron a utilizar el mundo espiritual a discreción; emprendieron viajes con la velocidad del pensamiento a otras dimensiones y planetas; y hasta desarrollaron la habilidad de transustanciar su cuerpo, convirtiéndose en animales o en manifestaciones de la naturaleza como el río o el viento siempre que lo requirieran.

Vivimos tiempos interesantes en el cosmos. La tradición Maya habla de un cambio planetario, de un despertar cósmico de la conciencia producto del cierre de un ciclo. Hoy en día, sin importar el camino,  hay muchos seres dobles entre nosotros, con potenciales infinitos que sólo encuentran explicación en la física cuántica. Hay personas con sensibilidades especiales, que han sentido que hay algo más allá, que saben que existe una matriz y que han podido desconectarse de las limitaciones de la mente, ha despertado del sueño. Sus maestros internos, como otras tradiciones modernas han descrito a los dobles, les hablan y les guían. Esta es una pequeña muestra de estos seres.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

PAPEL TAPIZ: Marianella Perrone



"La Burriquita". De la Serie: Los Pueblos de mi Infancia. © Marianella Perrone


Recorriendo dos pueblos de mi infancia, Barbacoas y San Sebastián de los Reyes en el Edo. Aragua, me encontré… una burriquita, tan representativa de nuestro folklore popular!!!, y a su lado una niña, “Yocelis”, rodeadas en esa especie de museo, de un sinfín de objetos  antiguos realmente sorprendentes,  una máquina de coser,  una de escribir, esos viejos radios , la computadora, los frascos de un boticario, y hasta dos urinarios. Dentro del armario, diplomas, una estampa religiosa y en la pared lo infaltable…, un retrato de Simón Díaz, orgullo de este  pueblo aragueño.

Siguiendo el camino, allí estaba en San Sebastián de los Reyes, la Sra  Carmen Vargas, en su casa adornada con un papel tapiz un tanto desgastado con el tiempo, sobria, segura, sentada orgullosa al lado de ese viejo televisor, al que adornaban sus santos y sus flores .

Por último, Marcos Azuaje, apoyado con su bastón entre esas dos sencillas camas que nos invitan a imaginarnos quienes harán uso de ellas, a su lado, ese imponente mueble de madera , que ya cualquiera de nosotros quisiera tener en su hogar, en las paredes, un cuadro del corazón de Jesús y retratos antiguos, muy antiguos, antepasados de quien?

PAPELTAPIZ: Hector Cavallaro



¨Retratos de Músicos de Orquesta¨. ©Hector Cavallaro



Retratos de Músicos de Orquesta:

La serie recopila retratos individuales de cada componente que conforma la orquesta.
Buscando mostrar una relación directa entre instrumento y retratado; siendo esta relación del tipo literal, o físico si se quiere, como también metafórica.
El músico como individuo y al mismo tiempo como parte de un todo, pues su entorno no se limita a las imágenes individuales, sino que también éstas, en conjunto, invitan a identificar la estructura de la orquesta, según el ángulo espectador.
Estos elementos quizá sirven de analogía para expresar que tanto en música, como fotografía y/o cualquier arte; los detalles a macro y micro escala, tácitos y ocultos; desde el más grande al más diminuto, son, en muchos casos, protagonistas .
Todos los retratos fueron realizados en los espacios del Conservatorio de música Emil Friedman, lugares que estuvieron presentes en mi niñez, adolescencia, y aún hoy en día.
    

  

martes, 22 de noviembre de 2011

PAPELTAPIZ: Carlos Arvelaiz



¨María José Márquez, Cúa km. 63¨. De la Serie: Cuánto Falta. © Carlos Arvelaiz


CUANTO FALTA
“Cuanto falta”, era la popular y constante frase que de niño le repetía a mi Papá durante las cinco horas de carretera, que hay entre Tucupido (el pueblo donde crecí) y Caracas (la ciudad donde viajábamos para cubrir las carencias rurales), durante ese trayecto contaba coches, los clasificaba por colores, marcas, modelos, y cualquier otro pasatiempo que sin correr el riesgo de marearme pudiese distraerme hasta llegar al destino. 
Ahora bien, realmente “cuanto falta” para llegar a Caracas, mi Papá siempre me decía, cuenta los pueblos que hay en el camino, Tucupido (el granero del Guárico), Valle de la Pascua (como la pascua no hay), Chaguaramas (la panadería del llano), El Sombrero (parada obligada a comer cotufas), Barbacoas (el pueblo de Simón y Joselo), Carmen de Cura (la mitad del camino y el lugar mas lejano al que había cabalgado mi abuelo), Camatagua (las antenas rastreadoras de satélite), San Casimiro (a bajarse para estirar las piernas) Cúa (Mamá siempre visitaba el Santuario de Betania), Charallave (ya casi llegamos) y finalmente Caracas.
Desde hace quince años recorro ese trayecto en sentido contrario, y sigo contando cada pueblo que atestigua mi recorrido, me muestra la transformación social y cultural de un país, me guía en cada kilometro, recordándome siempre “cuanto falta” para llegar a casa … a cualquiera de ellas, en Caracas o en Tucupido. 

PAPELTAPIZ: Gustavo Battistella



"Almacenes IR". De la serie: Las Acacias. © Gustavo Battistella. 



Desde su fundación esta urbanización se convirtió en hogar de muchos inmigrantes, que llegaron a nuestro país durante la primera mitad del siglo pasado con el propósito de comenzar una nueva vida. Todavía puede verse a más de uno por sus calles, manejando su local, el negocio familiar. Otros han tomado el relevo sin romper la tradición.

Se trata de un lugar con una historia poco conocida. Esto fue lo que me motivó a desarrollar un proyecto en el que, a través de sus propios vecinos, se refleje la identidad de esta zona caraqueña en la que nací y crecí; imágenes que muestren ciertos rasgos de este pintoresco sector anclado en medio de una agitada ciudad, cargada de matices e historias por contar.

Gustavo Battistella Balbi

PAPELTAPIZ: Isabel Arteaga




"Nadar o no Nadar". De la Serie: Cristina. © Isabel Arteaga. Fotografía Digital
                          







­Cristina:

No nos llamamos fotógrafos sin cuestionar lo que hacemos.
¿Soy retratista?
En éstas imágenes he intentado mostrar algunas actividades que Cristina realiza en su día a día a sus diez años de edad. Algunas le gustan, otras no.
Para esto me valgo de la cercanía que caracteriza la relación madre-hija para la realización de éstas imágenes.
Debo confesar que he estado directamente implicada en la manera de mostrarse ante la cámara, ha sido una complicidad, una camaradería constante.
Ella entiende perfectamente lo que quiero mostrar, está de acuerdo en esa imagen final.
¿Qué quería explorar?
Era más personal, realmente quería saber si era capaz de cumplir con la asignación de “retratar”.
¿Se cumplieron los objetivos?
No lo sé, lo que ahora tengo claro, es mi constante necesidad de fotografiarla.

jueves, 10 de noviembre de 2011

La Manipulación



Adriana y Ricardo. Boston 2004. Copia Platino y Paladio. 4x5.


Es el retrato una manipulación por parte del retratista. O es una colaboración entre retratado y retratista.   

Es posible que esta foto intente sugerir ambos. Aunque siempre queda la duda. Quien tiene el poder. Quien tiene el control. Son estas preguntas válidas o sin importancia para el resultado final. A quién le interesa. 

El retrato supone una pausa en la manera de como se aborda el hecho fotográfico. En esta pausa se supone que hay el tiempo suficiente para que todos los participantes estén conscientes de lo que están haciendo, de cuales son sus roles. Pero también hay tiempo para el engaño y los juegos de poder. Estos no quedan en la imagen fotografica, pero si en la consciencia de aquel que acciona el obturador. En dado caso la ética es un elemento personal que puede abordar el fotógrafo si ese es su interés. Si eso sucede hay limites que se dibujan y ciertas fronteras que nunca se deben cruzar. Cada quién es responsable de sus fotografías como de sus acciones. Y nunca se es infalible. 

jueves, 27 de octubre de 2011

Desafío



Laura. Margarita. 2011. Neg. 6x6


Esta foto casi la elimino por que el foco no esta en su mirada. La deje reposar. La he vuelto a ver varias veces. Me gusta. El foco esta en su mano derecha, en las ondas de agua que la rodean. Su rostro está ligeramente movido. Lo sé. Y no importa. Repito, me gusta.

Laura apropiada del flotador luego de una lucha con su hermano, su tío y otros dos amigos. Posa victoriosa ante la cámara, victoriosa y desafiante luego de ganarle a los chicos. Hace bien. Reta con su mirada. Y a mi me cuesta reconocer a mi hija, y por qué he de reconocerla, si tan sólo es una foto, un retrato de ella...

miércoles, 26 de octubre de 2011

Como un adulto



Sebastián. Playa Larga, Todasana. 2007. Neg 6x6.


Esta fue la primera foto en la cual Sebastián no me pareció solamente un niño. Algo en su mirada, hace que piense en mi hijo como un adulto. Así esta foto no solo me sugiere una memoria pero también se proyecta en un futuro. El tenía 8 años.   

jueves, 13 de octubre de 2011

Retrato de una Novia



María. Caracas. 2011. Neg. 4x5


En un fin de semana de enero de 1999, tomé tres decisiones que han definido mi vida hasta el día de hoy. Las tomé junto con mi esposa Adriana. Entonces era mi novia. Sebastián Cayo, nuestro hijo, en su barriga. Todo se relaciona: ser padre, casarnos y estudiar fotografía. Esas fueron las decisiones. Tenía 21 años recién cumplidos. Ya son casi 13 años de eso. Tengo la suerte, con mucha ayuda, de poder aún caminar con esas tres decisiones. No estoy seguro que en ese entonces sabía lo que significaba casarse, ser padre y ganarse la vida como fotógrafo. A veces pienso con temor que todavía no lo se. Alguna idea me hago, eso sí. 

Hoy siento dicha. Pude retratar a María de novia el día de su boda. Ella es la prima hermana doble de mi esposa. Su padre es hermano del padre de Adriana y su madre hermana de la madre de Adriana. Ellas se parecen. Es lo mas cerca que puedo estar de retratar a mi esposa vestida de novia, bromeo. Adriana y yo nunca nos hemos casado por la Iglesia. Asi que mi broma no es en vano. Y hoy María confió en mi para retratarla en su día. Que alguien confíe en ti de esa manera es algo que siempre me deja impresionado. Sean cuales sean las posibles razones por las cuales una persona se case, siempre es un evento de singular importancia. El retrato o los retratos que de allí salgan tienen que, idealmente, generar una memoria positiva. Aquello que María este pensando mientras observa su anillo es un completo misterio, sólo ella lo sabe, y quizás esta foto la ayude a no olvidar...

Gracias María. A mi me hiciste recordar.

martes, 11 de octubre de 2011

PAPELTAPIZ: Silvia Castro


Camurí. La Guaira 2010. Neg. 6x6. ©Silvia Castro




Camurí. La Guaira 2010. Neg. 6x6. ©Silvia Castro




Camurí. La Guaira 2010. Neg. 6x6. ©Silvia Castro




Camurí. La Guaira 2010. Neg. 6x6. ©Silvia Castro





Camurí. La Guaira 2010. Neg. 6x6. ©Silvia Castro




Camurí. La Guaira 2010. Neg. 6x6. ©Silvia Castro



Esta es la segunda serie que tengo el placer de presentar en esta sección de PAPELTAPIZ. La autora Silvia Castro desarrollo estos retratos en el primer curso que pude dictar en RMTF de Retrato 2. El desarrollo de esta serie fue un esfuerzo por parte de la autora que llevó alrededor de 1 año en culminar. Religiosamente visitaba la playa de Camurí ubicada en Macuto en el estado Vargas, casi todos los fines de semana, sábados y domingos,  consiguiendo la amable voluntad de sus habitantes y usuarios de posar ante su cámara. 
Como ya es costumbre le hice unas preguntas para que ella misma explicase su proceso.

1.) ¿Dónde tomaste las fotos?
Las fotos fueron tomadas en Camurí Chico.

2.) ¿Cuál es el gentilicio de los habitantes de Macuto?
El gentilicio es díficil, unos se definen macuteños, otros macutenses, pero macuteño es lo que mas escuche.

3.) ¿Por qué decidiste retratarlos?
El proyecto nació accidentalmente. Cuando nos pediste en Retrato hacer un trabajo con desconocidos, de una me vino la idea de hacerlos en la playa, pero no sabía muy bien que buscaba. Baje al litoral y me estacioné en Camurí, empecé a caminar y retratar, tenía años en que no bajaba y me impresionó como habían recuperado la playa, estaba muchísimo mejor a lo que recordaba antes de la tragedia de Vargas. De esa tarea de 12 retratos salieron 3 retratos que tome con los personajes montados sobre las piedras del malecón y cuando los vi juntos me parecieron como estatuas. Cuando se dio el chance de hacer Retrato 2 para realizar un proyecto quise desarrollar esta idea. Así que comencé un proyecto con las personas que dan vida a esta serie haciéndolos posar como estatuas, a manera de deidades. Porque son ellos los que lograron darle vida a Camurí.

4.) ¿Tienes alguna conexión personal con ese lugar de Venezuela?
Mis 4 abuelos al llegar de España hicieron vida en La Guaira, mi mamá nació en La Guaira, y yo aunque vivía en Caracas todas mis vacaciones las viví allí, así que mis recuerdos huelen todos a uva de playa, hay muchísimo cariño, y muchísimo dolor.

5.) ¿Alguna influencia en particular?
Creo que Rineke Dijkstra fue mi mayor influencia, cuando nos mostraste su trabajo yo jamás lo había visto y quede enamorada.

6.) ¿Te incómoda la posible comparación con su serie de los retratos de playa?
La verdad no, es un trabajo que admiro muchísimo por la forma en que maneja el retrato frontal, mi trabajo intentó inspirarse en eso, y en el espacio relativo a la playa, creo que el uso de los pedestales marca una diferencia a nivel de discurso. Y estoy segura que a nivel de calidad hay diferencias enormes, ya quisiera yo algún día poder tener un trabajo como el de ella.

7.) ¿Tuviste alguna pregunta en particular que hacer?
No preguntaba mucho, pero lo mejor es que nunca me preguntaban nada, ni para que era la foto ni nada, la experiencia fue muy peculiar, recuerdo un día en que llegue a tener una cola de 6 personas para que las retratara. Los venezolanos somos una vaina seria, y lo relajado de la playa, la cavita y las empanadas fue mi mejor recurso, la gente en la playa está mas alejada de la paranoia. Por otra parte hice muy buenos amigos, casi era mi equipo de producción, me ayudaban a organizar a la gente y hasta me recomendaban cuando estábamos eligiendo a quién retratar. La verdad fueron 6 meses magníficos.

8.) Hablame de tu "equipo" de producción...
Bueno eran el Vikingo, Mata (el salvavidas) y Jonathan. El Vikingo fue mi primer contacto unos 60 y pico de años, catire, canoso, tatuado y apenas lo conocí me invito una cerveza y me empezó a presentar a la gente, era bombero en Guarenas por muchos años hasta que perdió a un amigo y decidió retirarse, se fue a La Guaira y asegura ser muy feliz. El me presentó a Jonathan. Camurí hoy en día es un balneario muy seguro pero si no lo fuera yo igual tengo a Jonathan, moreno, flaco, altísimo, tatuado, piercing, de todo, pero adorable, un día le dijo a una señora que conocía que yo era su amiga y "quien se meta con esa jeva lo mato", ese es Jonathan. Y Mata se puede instalar a hablar sin parar nunca, actitud de super héroe total, me ayudó siempre.

8. ¿Tiene algún título esta serie?
El trabajo es como ellos le dieron vida a ese espacio, por eso simplemente lo he llamado Camurí, porque ellos son Camurí.


Nuevamente solo me queda agradecer a Silvia por su amabilidad en prestarnos sus fotos y responder dedicadamente a nuestras preguntas. 



domingo, 9 de octubre de 2011

Adriana y BB



Adriana y BB. Caracas. 2011. Neg. 8x10


Adriana y su blackberry entre las manos. Retratada con la 8x10.

jueves, 6 de octubre de 2011

No es Superman



Sebastian Cayo. Orlando, Florida. 2007

Esta fotografía la hice mientras estabamos en Disney. Un sitio bastante particular donde la alienacion parece dominarlo todo. El primer día ya queria irme, era Labor Day weekend, el día con mas afluencia en el parque. Menos mal que al día siguiente todo cambio, la gente se fue a trabajar, poca afluencia en el parque y pude disfrutar con mi familia lo que ellos ya estaban disfrutando. Lo peor de Disney es la comida. Junk Food todo el tiempo. Y en nuestra habitación teniamos una mesa con todas las chucherias de los gustos particulares de cada quien y de los gustos compartidos a su vez. Por ello hice una serie de retratos individuales, cada quien con lo suyo.  El de Sebastian siempre me ha encantado. No es Superman, es Sebastian Cayo me da mucha risa. Hay una sútil ironia entre la artimaña publicitaria, el icono del superheroe y el deseo proyectado del padre sobre el hijo.





miércoles, 5 de octubre de 2011

Solo ella puede ser esta foto



Adriana. Mérida. 2011. Neg. 8x10

Cuánto de este trabajo depende de ella. Su disposición, su talento, su paciencia, su voluntad en participar, su fe en lo que yo estoy haciendo. Para este retrato posó tranquilamente media hora o más. Fueron 3 exposiciones. Dos a color con una 4x5 y luego otra con la 8x10. Bajo la cobija no tenia ropa. Estabamos al aire libre y era frío merideño, 1.800 m.s.n. 4:30 p.m. clima nublado. No hay rastros de esa información en la foto. No se puede ver su esfuerzo.  Nada de la dificultad que lleva se manifiesta en la imagen; tampoco es que importe. Solo aquello que puede transmitir y evocar es relevante en un retrato. La historia alrededor es circunstancial para el hecho fotográfico... es accidental, y eso que no está presente pero si latente en su imagen hace que solo ella puede ser esta foto.

lunes, 3 de octubre de 2011

8x10 pulgadas



Páramo de Mifafi. Carretera de Piñango. Edo. Mérida. 2011. Neg. 8x10


Este año hice un cambio importante con relación a mi manera de abordar la presencia de mi trabajo en Internet. Anteriormente estaba negado por distintas razones, principalmente porque no conseguía la manera de comunicarme en mis propios términos. Participar y alimentar un blog con cierta regularidad me ha ayudado a acercarme a esa voluntad. Aquí puedo mostrar fotos y comentarlas según sea mi capricho y más o menos, servidor mediante, cuando yo quiero.
Al mismo tiempo que tomé esa decisión finalmente se dio la oportunidad de obtener una cámara de formato 8x10. En estos meses he estado tratando de aprender a utilizarla con soltura y comodidad. Es un monstruo difícil de dominar pero allí vamos haciendo avances. Recuerdo que cuando comencé a hacer las dos cosas al mismo tiempo dije algo así como: Decidí entrar en el siglo XXI con actitud de fotógrafo de siglo XIX. Para bien o para mal soy más amigo de las viejas tecnologías fotográficas que estas que nos abordan hoy en día con todos sus pitos y trompetas. 
Por ende ahora estoy mostrando uno de los primeros negativos que me han gustado. Que conste que es un negativo escaneado y no una copia de contacto escaneada, que es para allá hacia donde enfilo mis acciones: hacer copias de contacto en el laboratorio en papel de fibra de blanco y negro.
Paso a paso.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Motoneta


Motoneta. Granada, España. 2005. Negativo a Color 4x5




En algún lugar del mundo las calles están vacías
y  hay un fotógrafo aprovechándose de ellas

miércoles, 28 de septiembre de 2011

El Invierno


Adriana y Ricardo. Boston, Corey Hill. 2003. Copia Contacto Platino y Paladio 4x5.



Aunque hoy estemos felices
Se siente como invierno en nuestras vidas.

martes, 27 de septiembre de 2011

PAPELTAPIZ: Karen Kaufman 2

Puerto Azul. Agosto 2011. Scan de Copia de Contacto. ©Karen Kaufman

Ayer después de un comentario en la entrada anterior sobre el proyecto de las sillas de Karen me quede con serias dudas si había hecho las preguntas correctas. Así que recule un poco y volví a comunicarme con ella, con otras preguntas en mente:

1.) ¿Te es indiferente si tus fotos son de sillas? ¿Pudieran ser de trampolines por ejemplo?
No, por que las sillas son las que me gustan y tengo años tomándoles fotos... Antes lo hacía más sin darme cuenta a donde iba, después tenía 2 o 3 fotos de sillas y bueno lo empece a hacer intencional...

2.) ¿Conoces el trabajo de  Wassily Kandinsky, Paul Klee, Piet Mondrian y Kazimir Malévich?
De Kandinsky y Mondrian si, de Paul Klee casi nada y de Malévich nada.

3.) ¿Los consideras influencias en tus fotos?
Es probable que Kandinsky y Mondrian si, por que son parte de mi formación como diseñadora y siento que se refleja mucho en mis composiciones.

4.) ¿Tu te identificas con las sillas en un nivel simbólico o son puras formas y te sirven como mera excusa para componer? (de allí mi pregunta si es lo mismo sillas que trampolines)
A ver, me identifico con las sillas y por ahora no con otro elemento, por alguna razón que todavía no la se. Ayer Luca Pagliari decía en clase que "nada se hace por que si y ya, aunque en estos momentos no sepas porque lo estas haciendo, a nivel inconsciente lo sabes siempre es por algo"... Y para mi es así, pero en las sillas no he logrado entender por que más allá de que me gustan como elemento... Lo que si te puedo decir, que creo que no se lo he dicho a nadie antes, hace mucho tiempo tomaba de dos sillas, no de una sola... Si tiene que ver con la ausencia.


Siempre he querido creer que la fotografía no es dada a interpretaciones lineales y unívocas. Es muy difícil para alguien decir que es un "Exégeta" de fotografías como quién habla de la Biblia. Y en mucho allí radica su belleza, en la aparente libertad con que las imágenes se prestan a la libre interpretación que cada quién le pueda dar, sea esta una mirada de experiencia, educada o una de inocencia e ingenuidad. Esta de parte del autor, si es su intención, guiar al espectador en esta labor. Y éste último puede que entienda de intenciones o se puede hacer el desentendido y aplicar la libertad de interpretación. 
Sé por experiencia propia que muchas veces aquello que uno tiene por intención puede ser entendido de otra manera. Pero eso será materia de otra entrada. 
Por otro lado es evidente la influencia de Mondrian en la composición de Karen, por lo menos en las  fotos de la entrada anterior, creo que todo fotógrafo amigo de la composición frontal tan Beckeriana debería echarle un ojo a la obra del artista Holandés quién fue uno de los grandes maestros del movimiento Abstracto Europeo que comenzó en la primera década del siglo XX. 
De este movimiento todavía en las escuelas de arte y de diseño se estudian dos libros esenciales de Wassily Kandinsky: De lo Espiritual en el Arte y Punto y Línea sobre el Plano. En mi propio estudio y clases todavía los utilizo como referencia.

Tengo que volver a agradecer a Karen por volver a responder las preguntas y dejarnos publicar esta nueva imagen que se desprende de las otras con un nuevo estilo de composición para el proyecto que todavía continua como la mejor de las obsesiones.




lunes, 26 de septiembre de 2011

PAPELTAPIZ: Karen Kaufman

 Laguna Beach, Caraballeda. Junio 2011. ©Karen Kaufman


 Centro de Caracas. Abril 2011. ©Karen Kaufman


Los Chorros, Caracas. Junio 2011. ©Karen Kaufman



 Páramo Las Lajas. Trujillo. Julio 2010. ©Karen Kaufman


Urumaco. Falcón. Marzo 2009. ©Karen Kaufman



Desde hace un tiempo tengo interés en mostrar trabajo de amigos, estudiantes y conocidos. Trabajos que me llamen la atención y que quiero compartir a través de este medio. Un agradecimiento a Karen por su confianza en cedernos sus imágenes y ser la primera persona en participar y ayudarnos con esta idea. Contando también con que nos dio dos imagenes que no había mostrado anteriormente. Gracias.

Karen Kaufman (Caracas, 1986) es Diseñadora Gráfica y practica la fotografía desde hace unos años. He tenido el placer de contarla entre mis alumnos y el trabajo que estoy mostrando en este caso es una muestra de tres fotografías de una serie más amplia, que comenzó ella por su cuenta y desarrolló y expuso en el contexto del curso Object D´Art, dictado por Cristina Matos Albers en el Taller de Fotografía de Roberto Mata.
Para esta publicación le pedí a Karen  que respondiera unas preguntas.

1.) ¿Por qué estudiaste fotografía?
En la fotografía he conseguido una manera de hacerlo... de expresarme, de mostrar lo que siento, lo que pienso, lo que me importa o simplemente lo que me rodea y que me llama la atención. Soy una persona observadora y detallista y me gusta reflejar eso en mis fotos, a través de composiciones ordenadas en donde todos los elementos se encuentran en su lugar, o por lo menos en el que yo considero su lugar.

2.) ¿Qué te gusta de la fotografía?
Lo que más me gusta de la fotografía, es que desde un principio, en el momento que ves algo que quieres fotografiar, todo o para no generalizar, casi todo, está en tus manos, tu decides como la vas a tomar, que formato vas a usar, como va a ser tu composición, que quieres mostrar de esa realidad que está frente a tus ojos y como quieres mostrar eso, entre otras cosas. Es como elegir las palabras que quieres, para decir o escribir algo. Es un medio a través del cual me expreso.

3.) ¿Por qué la practicas?
Practico la fotografía porque lo disfruto muchísimo, es un momento para mí, no solo de tomar fotos, sino de interiorizar y cuestionarme cosas, que voy pensando en el momento de hacer la foto. Y además me ha dado la oportunidad de conocer lugares que tal vez nunca hubiese ido, y verlos desde un punto de vista diferente, detallado, pausado, y llevarme de estos lugares una idea para recordarme de lo que son.

4.) Influencia
Pudiera decir que mi mayor influencia ha sido Stephen Shore. Observando sus fotografías he aprendido a estar pendiente hasta del último y más mínimo detalle en una foto, a sensibilizarme por las cosas y aprender no a ver, sino a observar.




Cuando uno ve en una fotografía una composición cuidada reiterativamente, se puede apreciar la invitación del fotógrafo, en este caso, fotógrafa a observar detenidamente su trabajo. Una de las cosas que logra es que el espectador pase tiempo frente a la imagen. Tiempo que nunca nadie tiene, tiempo que se aprecia, tiempo que es difícil de dar para prestar atención a lo otro, al otro. Al ocurrir esto se puede, entre otras cosas, dar inicio al proceso de interpretación o lectura de aquello que estamos presenciando. 


En las fotos de Karen, soy testigo del cuidado y de la rigurosidad en la composición, de la mirada disciplinada, de la cámara frontal y de la descripción del lugar de los objetos que en ella se encuentran: nada falta, nada sobra. Y en sus fotos encontramos, gracias a la reiteración, un rol protagónico en la silla y a partir de ésta los otros elementos cobran significado.  


También es posible pensar que la silla sugiere una presencia de aquel que la usa, de aquel que vive la silla y se encuentra ausente y al hacer esta sugerencia nos invita a escribir o describir un personaje en nuestras mentes, aquel personaje que vive y pasa tiempo sentado en esa silla particular. Imaginándonos ese punto de vista, las fotografías logran ampliarse fuera del cuadro y se convierten no sólo en lo que vemos sino en lo que no vemos. 


Quizás  una lectura posible para estas fotos es que son retratos de ausencias...



jueves, 22 de septiembre de 2011

El Cocuy


Flores de Agave cocui. Sierra de San Luis. Edo. Falcón. 2010. Neg. 4x5.


Hace unos días alguien me pregunto por esta foto, esa persona junto con otros viajeros de Larga Distancia fueron testigos presenciales de cuando la hice. Fue en la bodega de Cocuy de Alí Chirinos. Eran las 10 de la mañana y estabamos en camino al increible pueblo de Pecaya, al sur de la sierra, lugar de la denominación de origen del licor de Cocuy. 
Para algunos fotógrafos de paisaje, la fotografía es excusa para el viaje. Para mí lo es. Y a veces lo que más disfruto, es la sugerencia a través de imágenes de las memorias de lo vivido. Inexactas, pero memorias al fin y al cabo. Se recuerda, se existe.
Salud!